sábado, 6 de febrero de 2016

Perro salva a un bebé recién nacido



Pui es un perro tailandés que acostumbra a pasear libremente por el pueblo y vuelve a su casa para comer y dormir. El lunes, cuando volvió a su casa del paseo diario, llevaba en su boca una bolsa plástica de color blanco.

En cuanto el perro entró en la casa, depositó la bolsa en el suelo y empezó a ladrar con mucha fuerza. Sudarat, su propietaria de 12 años, escuchó los ladridos y se acercó a ver porqué tanto alboroto. Apenas abrió la bolsa se encontró con un bebé recién nacido, que incluso seguía con el cordón umbilical.

Sudarat corrió a avisarles a sus padres, quienes inmediatamente llevaron el bebé al hospital. El bebé fue atendido de emergencia, pero actualmente su estado es estable. Los médicos piensan que nació prematuro, de alrededor de siete meses y medio. Una vez estabilizado, el bebé fue trasladado al hospital Phranakhon Sri Ayutthaya, que cuenta con mejores condiciones para cuidar del recién nacido.

La policía local inició las investigaciones pertinentes y está buscando a la madre del bebé.

Mientras tanto, Pummarat, la madre de Sudarat, solicitó la adopción del recién nacido, pero las autoridades no van a tomar una decisión al respecto hasta que concluyan las investigaciones y la vida del niño se encuentre completamente segura.

Aunque nadie sabe dónde encontró Pui al bebé, todos piensan que fue en el basurero de la carretera, ya que el perro suele buscar comida ahí. Sea como fuere, es notable la capacidad del perro para reconocer que el bebé encontrado no era un alimento en potencia, sino que debía protegerlo y llevarlo a su casa.

Por la acción heroica de este perro, la Cruz Roja le entregó un collar de cuero y un certificado. La fundación Miracle of Life (Milagro de Vida) fue un poco más generosa y entregó 10.000 baht tailandeses (unos 251,8 Euros) a la familia, para colaborar con la alimentación de Pui y otros dos perros que viven con él.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada